Juan Colacioppo (Buenos Aires, 1995) es un fotógrafo nómada y autodidacta que se nutre de la fuerza de su generación, internet. Ha realizado diversos cursos en su ciudad y a través del colectivo MAFiA. y formó parte del colectivo RABIA.

Durante la mayor parte del 2016 Juan realizó su primer viaje fotográfico por Sudamérica (Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Uruguay y Brasil) y en 2018 por Europa (Francia, España, Londres e Italia), esta última en busca de su ascendencia italiana. Su sustento y trabajo diario desde Diciembre del año 2015 fue la venta ambulante de fotografías a modo de postales con textos cortos de autoría propia, frases, párrafos o impresiones de los rincones que llegó a fotografiar, a admirar. En sus palabras, lo denomina “El mejor trabajo que tuve” porque le hizo recorrer países, conocer a personas de todas las nacionalidades culturas, aprender idiomas nuevos y continuar viaje de exploración en el mundo, permitiéndole realizar diariamente el archivo fotográfico que le daría posibilidad de continuar siempre en viaje cualquiera sea la moneda local donde su trabajo se encontrase.

Se sirve mayoritariamente de la fotografía digital, una Nikon 3300 y lentes 18-105mm y 35mm, esencialmente a causa de su vida nómada, el peso en las mochilas es importante de mantenerlo ligero. El formato analógico queda reservado para sus espacios más íntimos entre los lugares, los amigos y él.

Juan nos divide la temática de su trabajo en tres frentes.

Conocí la fotografía retratando paisajes, tanto naturales como urbanos, montañas y ciudades. Se han ido mezclando las técnicas que utilizo para cada una, ocupando todo el frame con lo increíble que sucede.

Soñaba con recorrer el mundo, nutrirme de las culturas y explorar cada rincón. Quería hacer ver y conocer, a través de mi recorte personal estos lugares que iba encontrando en el camino: sentía la necesidad de mostrarlos desde una posición “mochilera” en la que no hace falta ser millonario para viajar.

Quería conocer y absorber lo que cada lugar tenía para mí, pero no sabía bien como hacerlo: la materialización de este tipo de fotos me permitió empezar a vivir de mi arte y palabra para hacer mis sueños realidad de a poco y diariamente. La vida nómada y autogestiva es posible.

 

Como segundo postulado, he encontrado en los retratos y en la fotografía callejera la manera de reflejar la vida cotidiana de las distintas ciudades que pude experimentar, así como los sentimientos de las personas retratadas y lo que mi intervención al momento de pedir la foto ha hecho. 

No busco exponer a ninguna persona de modo altanero ni discriminador. Esas miradas retratadas, que expresan parte de sus historias personales, están buscando crear conciencia en los y las que se encuentren frente a la obra. Los privilegios que hemos heredado y lo que nos han dado son determinantes ahora mismo para tener la posibilidad de estar viendo una foto.

 

Como tercero y última temática, debo expresarlo, soy un exquisito de la vista, imagino fotos que podría sacar cuando las líneas de los trenes y las estaciones son las justas; cuando los reflejos son fantásticos y proponen una realidad opuesta; cuando los colores parecen haber sido colocados con conocimiento de la dicha que entregarán al ser observados y disgustados visualmente. 

Como he dicho, las imagino: cuando estoy con la cámara, las saco. Me ha nacido, en algún momento de mi vida esta pulsión con necesidad de saciar. Saco placer consciente e inconsciente de lo que veo.

El viaje es tanto territorial, cultural y psicológico como estético, visual y divertido.

Las imágenes que me inspiran, creo yo, en gran parte son las que inconscientemente encontramos al andar el lugar donde estemos. Las imágenes viven, más allá de estar retratadas o impresas.

La parte del mundo que internet ha creado es enriquecedora de más, tanto que puede cegar algunos días. He nacido en 1995 con la tecnología desarrollándose tanto como yo y mi cuerpo, la información nos llega e inspira diariamente. Intento usarla a mi favor, los y las fotografas que Instagram me ha hecho conocer han sido grandes creadores de inspiración en los modos y estéticas desarrolladas a lo largo de sus feeds; en la escritura y en la práctica fotográfica.

Espero que mi público entienda, a mi recorte y el contexto de cada obra. Busco, depende la ocasión, que se incomoden o que se sientan identificados, que entiendan algo: cada uno sabrá. Muchas veces creo que lo que hago no lo haría si no es comunicado y visto por otros. 

Además de ser un placer para mí ser dueño de mi trabajo y arte, necesito generar cosas con lo que hago, no podría sacar cientos de GB solo para llenar mis discos rígidos.

Quiero llegar a otros, como así necesité y necesito ser interpelado yo también. Me parece un ejercicio enriquecedor el de utilizar ideas que nacieron a causa de presenciar alguna obra de arte como disparadoras de alguna nueva creación.

Todos somos inspiración y los que aman lo que hacen, inspiran a otros: al menos yo lo amo.

 

El inicio de los 2000s y el nacimiento de las redes sociales cada vez más grande conjunto con el crecimiento tecnológico nos ha hecho a los usuarios grandes fábricas de material virtual, imágenes y nuevas formas cotidianas. 

Durante mi proceso escolar todo el mundo empezó a subir las fotos desde la más interesante hasta la más aburrida reunión de amigos y amigas, sacadas con cámaras digitales que luego se convertirían en teléfonos celulares. Yo recuerdo en muchas ocasiones querer hacer algo distinto al resto pero este no fue el caso, no se puede ir en contra de tu generación y los fenómenos que la influencian: sigo subiendo fotos a internet desde el 2007. Ese es también el hábito que me hizo como fotógrafo.

“El viaje de mis fotos” fue el nombre de mi primer álbum que creé en Facebook cuando empecé a viajar en febrero de 2016: hoy es el nombre del proyecto más grande que llevé adelante en mi vida que hoy día tiene 24 años.

A la vez, así como en mi país y en muchos lugares del mundo occidental sucede, los jóvenes están eligiendo cada vez con más conocimiento la causa por la que caminar, militar y creer. Soy parte de una generación a la que le motiva el movimiento de sabernos creadores activos de nuestro futuro. El arte está presente entre nuestros placeres y a la vez, con una constante creación de nuevas formas y lugares de expresión, que son entendidos como tales y respetados. 

El arte creador de nuevos puertos y paradigmas estará siempre en manos de los y las jóvenes, y los y las que logren adaptarse.

 

En mi presente estoy viajando en India, haciendo las mejores fotos que pueda y sentado en un hostel en Agra, India.

Experimentando este país, que es bastante intenso como sorprendente.

En mi futuro planeo encontrar nuevas formas, quiero escribir un libro y volver a casa un tiempo también, en Buenos Aires. Vender mis fotos de otras maneras y lugares, llevar a cabo nuevas exposiciones, asociarme con artistas con los que todavía no me asocié. Planeo volver a los estudios e incrementar mi entendimiento acerca de lo que hago o puedo llegar a hacer. Planeo crecer y cumplir los sueños que todavía no son realidad.

 

Gracias por leerme.

Juan.

Exposiciones Colectivas

2015 Colectivo RABIA Exposición en Taller cultural CASCO, Villa Ortuzar, Capital Federal, Argentina.

Exposiciones individuales

2018 El viaje de mis fotos, Exposición en el Teatro Bellini di Napoli, PalomArt Festival.

2019 El viaje de mis fotos: Mi primera expo en casa, Exposición en Casa de Fuego, Olivos, Argentina.

Premios

2018 Primer puesto en concurso de fotografía en la BIENAL de la FADU (Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires -UBA-)

¿Quieres saber más de Juan Colacioppo?