Anthony Bubaire (La Habana, 1991) nació en el barrio de Jesús María, proveniente de una familia de doctores, arquitectos, militares y panaderos, una mezcla heterogénea sin vínculo directo con el arte, solo la lectura. Su conexión cultural le viene con su contacto con la contra-cultura cubana en la época pre-universitaria y el trabajo de producción en diferentes festivales, colaborando con artistas como Geraldo Alfonso o Los Kents, y en eventos como Rotilla.

Estudió Filosofía en la Universidad de La Habana trabajando paralelamente como productor independiente de audiovisuales, promoviendo el cine cubano en ciudades como Barcelona o Buenos Aires, a través de una Muestra Independiente, realizada por un proyecto del cual es fundador: Cooperativa Producciones, gestor y puente entre proyectos audiovisuales en Cuba y a nivel internacional.

También realizó cortometrajes y documentales, expuestos bajo la tutela del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) o el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa).

Debido a la situación político-económica y a su activismo cultural, decidió dejar Cuba; sin rumbo, pasando por Gran Canarias, y acabando en Paris donde formó una familia.

En Paris comencé a trabajar en la torre Eiffel como fotógrafo para el turismo, ese fue, tal vez, mi primer approche con la fotografía.” Posteriormente realizó estudios de post-producción audiovisual en el Instituto Nacional del Audiovisual (INA), donde decidió adentrarse profundamente en la fotografía, en la cual se introdujo a través de la moda, trabajando directamente con creadores de ready to wear hasta acabar conceptualizando con formas y tejidos.

Actualmente vive en São Paulo, Brasil, donde tiene como rutina su familia y sus proyectos artísticos, en la creación tanto fotográfica como audiovisual; comprendiendo la sociedad, desarrollando nuevas herramientas de trabajo y con deseos de involucrarse más con el arte y la cultura.

 

“Mi primera cámara fue una Exakta VX 500, formato 135mm, fabricada en la RDA, en 1969. Con un visor de pecho comencé a fotografiar. Experimenté con varios modelos hasta que, por el momento, trabajo con una Exakta VX 1000135mm, una Pratika MTL3 (135mm), una Adox Golf (120mm), una Lubitel 166B (120mm), principalmente.”

Si pensase en quienes me han influenciado, y que me siguen influenciando, serían pintores como Edward Hopper y su trabajo con las líneas y los espacios vacíos, la soledad. En mis fotografías, a través de líneas que atraviesan la imagen separo espacios vacíos o no, pero que a pesar de lo poderoso de su significación (como lo es el mar, la arena ,el cielo, etc.) me generan cierta inconformidad con la composición de la imagen.

El impresionismo pictórico también ha penetrado bastante mis intenciones fotográficas. La representación de lo real puede ser también cuestionada dando lugar y espacio para una comprensión de mi obra a través de una impresión.

 

En mi concepción de la fotografía diría que es la importancia del “eso estuvo ahí” / “eso tuvo lugar”, hasta el punto de considerar relevantes fotografías totalmente desenfocadas, no por un desenfoque, dicho artístico, sino por lo trascendente de la intención fotográfica.

 

Me interesa captar la intimidad del ser humano a través de objetos que le pueden ser recurrentes y de importancia en el cotidiano, tal como un ventilador, una vajilla, una cama deshecha; elementos que dejan en evidencia la composición de una familia, los hábitos alimenticios, un modo de vida. Igualmente, a modo de dato biográfico, la luz, como agente externo me es imprescindible como herramienta para mi trabajo ; alguien que explicaría esta experiencia sería el director de fotografía Nestor Almendros quien hablaba de la “vraisamblance de la lumière” (la apariencia de la verdad de la luz).

¿Quieres saber más de Anthony Bubaire?

error: Contenido protegido por Derechos de Autor