The Beauty Myth 2.0

900.00

+ Gastos de transporte


2019

Fotografía Digital
Dimensiones: 100 x 66,67 cm
Pieza única

Nana del Riego (La Habana, 1995) Estudió durante 9 años en escuelas de arte en La Habana donde reside y trabaja como artista independiente. Su obra se desenvuelve en su mayoría dentro del medio de la fotografía digital, aunque su formación viene de la pintura. Según nos cuenta, encuentra en este medio una inmediatez y una cualidad de “realidad” muy acorde a los tiempos actuales, donde el medio de la fotografía se encuentra erigido rey en las redes sociales, publicidad, revistas, etc.


Descripción

Nana del riego
La Habana 1995

 

Las imágenes que creo son, en su mayoría, autorretratos, el trabajo con el cuerpo es un constante en mi quehacer, al igual que la presencia del cuerpo femenino.

 

Claro está que en las artes plásticas y más en la fotografía, ha habido un uso y abuso de la imagen femenina, principalmente por las mujeres, quienes tenemos tradición con el  trabajo de género, al cuerpo como objeto de exploración.

 

En mi caso, esa predilección por el cuerpo femenino se debe a que reconozco en él, una metáfora de nuestra modernidad. La mujer es sin duda la imagen representativa de los tiempos modernos, objeto de deseo para hombres y de culto para las propias mujeres. En publicidades, redes sociales, medios de comunicación o básicamente cualquier escenario digital o real, la mujer es la imagen que seduce a las masas, convirtiéndose en un producto en sí.

 

La estética de mi obra está muy inspirada en la propia estética del buen vivir que nos exhiben los medios y plataformas anteriormente mencionadas, la estetización de la cotidianidad que el ser humano promueve de su propia vida o que anhela a alcanzar es algo que de una manera irónica se evidencia en mis fotografías. La civilización del espectáculo, como lo llamaría Vargas Llosa, texto que significa un imprescindible antecedente de mi obra. 

 

Los conceptos de pose y pausa son esenciales en mi trabajo. Esa pausa que permite el mismo medio congela una escena casi performática basada en la simulación. En este sentido utilizo mi imagen, para deconstruir y construir identidades que vienen a ser las protagonistas de estas imperiosas escenas.

 

Mi obra se apodera una “estética y un guión contemporáneo” para discutir temas universales y de importante proyección local.

 

El impresionismo pictórico también ha penetrado bastante mis intenciones fotográficas. La representación de lo real puede ser también cuestionada dando lugar y espacio para una comprensión de mi obra a través de una impresión. 

En mi concepción de la fotografía diría que es la importancia del “eso estuvo ahí” / “eso tuvo lugar”, hasta el punto de considerar relevantes fotografías totalmente desenfocadas, no por un desenfoque, dicho artístico, sino por lo trascendente de la intención fotográfica.

 

 

Me interesa captar la intimidad del ser humano a través de objetos que le pueden ser recurrentes y de importancia en el cotidiano, tal como un ventilador, una vajilla, una cama deshecha; elementos que dejan en evidencia la composición de una familia, los hábitos alimenticios, un modo de vida. Igualmente, a modo de dato biográfico, la luz, como agente externo me es imprescindible como herramienta para mi trabajo ; alguien que explicaría esta experiencia sería el director de fotografía Nestor Almendros quien hablaba de la “vraisamblance de la lumière” (la apariencia de la verdad de la luz).