Los abuelos se van, los adornos se quedan

2,350.00

+  Gastos de Transporte.


2017

Dimensiones: 1,2 x 0,9 metros
Técnica: Acrílico sobre tela
Pieza única

Humberto Saldarriaga (Lima, 1984) es un artista visual, muralista, arte terapeuta, licenciado en comunicaciones y gestor cultural. Su estilo se caracteriza por la audacia cromática, la libre figuración, y su temática vinculada con el folclore peruano, la naturaleza y sus reflexiones humano-espirituales.


Descripción

Humberto Saldarriaga
Lima 1984

La casa de mis abuelos, prefabricada, asignada a los empleados de una empresa petrolera, cedida a sus trabajadores tras años de servicio, antisìsmica, distribuida en proporciones exactas, y decorada con cristalerías de arqués, adornos de muñecas europeas, princesas japonesas, amuletos chinos para la buena suerte, vajillas de flores, copas de colores, relojes de pan de oro, papiros enmarcados en bronce, sillones de cuero, mecedoras de salón, cuadros circulares del Sagrado Corazón de Jesús, roperos de palo de vaca, cuadros de mujeres bellas del siglo 18 y bailarinas de ballet, una radiola, bodegones y un ventilador color turquesa. Todos ellos han sido mis amigos, amigos del pasado, nacì con ellos ya presentes. Cada vez que vuelvo a la casa de mis abuelos, todos ellos permanecen inamovibles, como suspendidos por un creador de atmósferas, los años que pasan los rejuvenecen, aunque sus dueños ya no estén presentes. 

 

Información adicional

Peso 5 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los abuelos se van, los adornos se quedan”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *