English Heritage

120.00

+ Gastos de Transporte


de la serie An Insular Journey

Fotografía Analógica
Dimensión: 60 x 40 cm
Esta pieza está disponible en otros tamaños, ponte en contacto con nosotros → hello@habagallery.com
Ed. de 10

Sarah Bejerano (La Habana, 1984) es una fotógrafa cubana radicada en Barcelona. Obtuvo su licenciatura por la Universidad Autónoma de Barcelona en Comunicación Audiovisual (2015) y anteriormente había cursado la carrera de Humanidades en la Universidad Pompeu Fabra, especializándose en Historia del Arte (2011); así como la especialidad de Dirección de Fotografía (2007) en el Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña, con sede en Barcelona.


Descripción

Sarah Bejerano

Cuba 1984

AN INSULAR JOURNEY Ensayo sobre el concepto de la insularidad (2016 – 2019)

“La maldita circunstancia del agua por todas partes” (Virgilio Piñera. La isla en peso, 1943)

  La fotografía es una manera de conectar con las aquellas inquietudes que permanecen a lo largo de los años aunque todo a tu alrededor cambie. El hecho de ser emigrante, viajante y solitaria hace que el espacio sea un elemento fundamental en mi cosmogonía artística. Me interesa la relación que creamos con el espacio que nos rodea, que imaginamos o modificamos. Aquel lugar que nos define, aun cuando no estemos (físicamente) en él. Mi lugar es la Isla. Pero no la isla en la que nací, ni las islas en las que intento refugiarme en cada viaje que realizo, es la isla como metáfora e influencia de todo aquello que me conforma. El hecho de nacer en un trozo de tierra completamente rodeado po r agua atañe innumerables connotaciones contradictorias: el mar se convierte en libertad y cárcel, en el fin y el comienzo de “algo”. Los bordes de la isla son el principio o fin de lo que está más allá, siempre como una pro mesa más o menos inalcanzable. El carácter insular es fascinante y permanece pegado a ti cual etiqueta para toda la vida. Las fotografías que conforman este “viaje insular” recogen los rituales, en cuanto a cotidianidades exaltadas, que entran dentro del carácter insular: una constante búsqueda de la salida que hace que el viaje en círculos no tenga fin, y se repitan una y otra vez las maneras y formas en las que el ansia desesperada por abandonar el “trozo de tierra” no sea más que una excusa para quedarse dentro. Lo más importante en este deambular visual y espiritual no es el destino, sino es el crear nuestra propia isla con cada paso.
error: Contenido protegido por Derechos de Autor